Perdón por ser cooperativa

Es común que, en foros empresariales, cuando se indica que eres cooperativa se acoja la noticia con cierta pesadumbre por las SA-SL presentes. Lo lógico es ser empresa privada o en inglés IOF (Investor Oriented Firm), los que asumen grandes riesgos y toman decisiones rápidas, las grandes empresas. A las cooperativas se les considera los torpes de la clase empresarial. Da la sensación de que si no eres una IOF tienes una discapacidad empresarial congénita.

Incluso en las escuelas de negocio más reputadas se tiene la misma visión. Se pasa de puntillas sobre el modelo cooperativo como si fuese algo que no merece la pena estudiarse y que haya que “empresarializarlo” a toda costa para alejarlo de sus males. En estos foros los cursos de cooperativismo se reducen a 10 segundos, “la cooperativa es una empresa como una IOF” dicen a los cooperativistas que asisten y, acto seguido y sin anestesia, exponen el modelo empresarial que conocen, el IOF, donde las finanzas son el rey , activo-pasivo, fondos de maniobra, ROI, etc. donde el inversor está sólo por el interés de la inversión en un proyecto, donde lo único que se quiere es más dinero que otro proyecto y si no me da lo esperado me voy. Para el modelo cooperativo este planteamiento es “desalmado” en el sentido literal de “sin alma”, parece que solo la “pasta” importa en el IOF. El pensamiento generalizado que cunde entre los cooperativistas que asisten a esta formación es “estos no tienen ni idea de lo que es una cooperativa, no se si he hecho bien en venir”. Porque en una cooperativa el dueño no está en ella sólo por “la pasta”.

En una cooperativa se está también por el dinero, claro que sí, pero no sólo por él. La relación del socio con la cooperativa es más compleja y el resultado final es un vínculo emocional profundo que hace que el socio esté en la cooperativa en la maduras y también en las duras y que, a diferencia los modelos IOF, uno no salga corriendo cuando las cuentas no salen un año, sino que se sostengan sobre los hombros de los socios individuales los malos momentos. Es aquí donde las cooperativas muestran una de sus grandes virtudes, su resiliencia. Las cooperativas ven nacer y morir empresas de todo tipo S.A., S.L. y familiares.

Que el proveedor sea también usuario de servicios, dueño, que espere beneficios y que ejerza un control, condiciona la gestión, la cultura, la estrategia y el liderazgo en cooperativas en muchos aspectos, positivos y negativos, y de formas que difícilmente se entienden desde el modelo IOF pero que no son síntomas de deficiencia sino de diferenciación.

Es cierto que el modelo cooperativo ha de ser competitivo como una IOF de cara al mercado, como no es menos cierto que al consumidor no le importa si un tomate ha sido producido en una cooperativa o en una IOF, de hecho, la mayor parte de los productos frescos que se producen en Europa vienen de cooperativas.

El mercado exige competencia, pero también cooperación, demanda rentabilidad, pero también valores, pide racionalidad pero además vínculos emocionales, piden un buen producto pero también sostenibilidad integral, piden un buen precio y también economía social, y es en todo esto donde las cooperativas podemos aportar mucho si terminamos de creernos nuestro potencial.

¿Por qué el 90% de las presentaciones son malas?

La habilidad de comunicación en público es posiblemente la habilidad suprema de la gestión, es la capacidad de convencer, de vender, de ilusionar, de gestión de cambio, de liderazgo, etc. La buena noticia es que se pueden hacer extraordinarias presentaciones sabiendo muy poco y queriendo mucho.

Es un hecho, el 90% de las presentaciones de empresa son malas. Es una autentica pena que, tras conseguir que una empresa, un grupo de personas, te preste atención, quizás tras meses de buscar la reunión les hagamos presentaciones rematadamente malas. Malas quiere decir que no cumplen su objetivo, que no es otro que convencer a las personas que tienes delante de que tienen cambiar un hábito, su peor habito para nosotros, el de no comprarnos. Todas la presentaciones son de venta: de productos, de ideas, de cambio, de tu candidatura…

Cómo caen los poderosos

“Cualquier institución es vulnerable a la decadencia. No importa lo grande que sea, no importa cuando haya conseguido, no importa lo lejos que haya llegado. No hay ninguna ley en la naturaleza que indique que los más poderosos se mantendrán indefinidamente en la cúspide. Cualquiera puede caer y la mayoría lo harán.”

5 razones por las cuales las cooperativas no se integran más

Las cooperativas constituyen en países como España la principal estructura productiva agroalimentaria en productos como hortalizas o aceite, pero su tamaño medio es muy pequeño. A veces hay pueblos pequeños con varias cooperativas para un mismo producto, o familias con miembros que pertenecen a varias, mientras estás compiten entre ellas con el cuchillo en la boca por vender lo más barato posible y liquidar al socio lo más caro posible. Es verdad que la competencia es sana y que espabila las mentes, sin embargo, la atomizada híper competencia cooperativa no es sana para nadie.

6 consejos si quieres vender a una cooperativa

Las cooperativas son a efectos de mercado empresas como cualquier otra, sin embargo, en el funcionamiento interno tienen algunas peculiaridades que cualquier vendedor debería tener en cuenta cuando se dirige a ellas para vender un producto. La mayoría de las consideraciones tienen que ver con las unidades de decisión y en el modus operandi de las cooperativas.

Sostenible o no sostenible, esa es la cuestión

La sostenibilidad está creciendo en la mente del consumidor final como percepción necesaria y deseada para la compra de productos, especialmente en frutas, verduras y resto de productos frescos.

Agro Transformación Digital, 7 errores de aplicación

Drones, internet de las cosas, robótica, inteligencia artificial, aplicaciones móviles, realidad aumentada, coches de conducción automática, impresoras 3D, sensores, big data, cloud computing, etc. Raro el día que no recibimos un input sobre la importancia de la transformación digital (TD) en nuestras vidas, de lo importante que son las tecnologías y sobre todo de lo importante que van a llegar a ser en el mundo del mañana y razones no faltan para estar atentos. Si nos aplicamos específicamente en el sector agroalimentario la TD la podemos denominar AGRO Transformación Digital (ATD).

Healthy food is coming

No puedo evitarlo, me gusta la serie Juego de Tronos. En esta seria hay una serie de reinos que luchan entre sí sin tregua mientras que poco a poco crece una amenaza externa, los “caminantes blancos”, que amenazan la subsistencia de todos esos reinos. Esta misma sensación, estoy convencido, la tienen hoy día los consejos de administración de las grandes empresas de alimentación procesada y ultraprocesada respecto de la llamada comida saludable o en inglés healthy food. Lo que hasta hace poco era un asunto más o menos marginal empieza a crecer como una ola, que diría Rocio Jurado, o quizás un tsunami.

Conceptos como sin procesar, vegetal, vegetarianos, veganos, paleo, comida real, ecológico, sin azúcar, sin gluten, sin grasas hidrogenadas, sin lactosa, integral y otros, de una forma u otra empiezan a instaurarse de manera significativa en los hábitos de consumo en toda Europa. Las etiquetas son escrutadas con lupa y a veces secciones enteras dejan de existir para este tipo de consumidor. Esto es ya una parte significativa del mercado y lo más relevante es que crece a dos dígitos por año.

Diez razones por los que conviene tener un proveedor que sea cooperativa

Normalmente pensamos que la producción agroalimentaria la realizan empresas privadas, unipersonales, familiares o de varios accionistas, sin embargo existen otro tipo de organizaciones de producción: las cooperativas.